Crónicas Mexicanas

UN DIA COMO HOY.- La Revolución Mexicana se hizo para acabar con la situación tan deprimente en que se encontraba el 90 por ciento de los mexicanos, ya que no sabían leer ni escribir, por designio de la dictadura del Gral. Porfirio Díaz, donde mantenían al pueblo en la ignorancia para su mejor explotación, sin respetarse tampoco la democracia, hasta que don Francisco I. Madero, tras lanzarse a las elecciones como candidato opositor a don Porfirio, fue apresado, huyendo a Estados Unidos, desde donde invitó al pueblo burlado a que se hiciera la Revolución, la que se inició el 20 de noviembre de 1910. Al quedar Madero en el poder tras unas elecciones, fue asesinado por militares traidores, quedando en el poder el Gral. Victoriano Huerta, apoyado por los generales federales, enfrentándose a ellos Francisco Villa, quien tras varias batallas, los derrotó por completo. Venustiano Carranza, quien era gobernador de Coahuila, como buen político, asumió el poder, secundado por Álvaro Obregón, quien derrotó a Francisco Villa, por lo que Obregón, sintiéndose el sucesor de Carranza, fue relegado, indignándose contra don Venustiano, al que un día como hoy, un 20 de abril de 1919, desconoció como Presidente de México y lo declaró enemigo a vencer, al que persiguieron los militares obregonistas, hasta darle muerte en la sierra de Puebla.

UN DIA COMO AYER.- Fray Pedro de Gante nació en Bélgica, siendo uno de los tres primeros franciscanos que llegaron a México, aprendiendo inmediatamente el Náhuatl, para enseñarles el castellano a los indígenas, fundando la primer escuela, en la que reunió más de mil alumnos, donde no solo enseñaba a leer y a escribir, sino Trabajo Industrial, Bellas Artes y Normal; egresando de ahí profesores, músicos, pintores, canteros, sastres, zapateros y enfermeros, para que tuvieran un oficio o profesión, y aparte culturizaran al pueblo; este gran hombre, fray Pedro de Gante, fue el primer maestro de español de los indígenas, murió un día como hoy, un 19 de abril de 1572, de 86 años.

UN DIA COMO MAÑANA.- En tiempos del virreinato Coahuila y Texas formaban una sola provincia, por lo que al gobernar Agustín de Iturbide al Imperio Mexicano en 1821, autorizó a granjeros norteamericanos para que colonizaran el territorio de Texas, luego estos pidieron separarse de Coahuila y formar un Estado, del imperio mexicano, petición que fue concedida; luego se separaron de México, declarándose “independientes”, encabezados por Sam Houston, siendo combatidos por el ejército mexicano, encabezado por Santa Anna, quien los combatió un día como hoy, un 21 de abril de 1836, en San Jacinto, haciéndolos huir, por lo que los mexicanos victoriosos se pusieron a descansar en la rivera arbolada de un río, sin tomar precaución alguna, por lo que los texanos los atacaron por sorpresa, derrotándolos y tomando prisionero a Santa Anna, quien temeroso de ser fusilado ordenó a los mexicanos que se retiraran, cediendo el territorio de Texas, a cambio de su vida y libertad, firmando el Tratado de Velasco.

DICE UN LECTOR.- “Hola Dr. Manuel Terán Lira: participando en este valioso espacio, aprovecho para comentar que todo mundo piensa en dejar un planeta mejor para nuestros hijos…Cuando lo que deberíamos pensar es en dejar unos mejores hijos para nuestro planeta. ¡Necesitamos comenzar YA! Un hijo aprende del respeto y la honra dentro de casa, donde recibe el ejemplo de su familia, así aprende a vivir en su país, a convivir en sociedad y se vuelve un adulto comprometido en todos los aspectos, inclusive en respetar el planeta donde vive. “No se puede defender lo que no se ama y, no se puede amar lo que no se conoce”. Pero en muchas de las veces, ni siquiera inculcamos en nuestros hijos el amor al prójimo. Ojalá se meditara más sobre esto. Atte: Juan José Espino Salazar”.

LOS MALOS MODALES.- Qué mal se ven, y peor se oyen, algunos empleados de centros comerciales, que delante de los clientes están hablando con vulgaridades y leperadas, sin que nadie los corrija.

LA FRASE DE DE HOY.- “Préstame tu libro y luego te lo traigo”(Comentario: los libros no se prestan, los libros se regalan). Don Artemio de Valle Arizpe, en su biblioteca tenía una placa de latón que decía: “Estos libros no se prestan por que todos son prestados”.

AGRADECERÉ SU COMENTARIO: manuelteranlira@aol.com