Crónicas Mexicanas

UN DIA COMO HOY.- Del año 1542, después de un brutal baño de sangre, el español Francisco de Montejo fundó Mérida y quien se caracterizó por su bestial y sanguinario modo de castigar a los Mayas, a quienes les mandaba amputar manos y pies para aterrorizar al pueblo. Y así todavía hay mexicanos mal nacidos, que son admiradores de los equivocadamente llamados “conquistadores” y de su capitán general, el chacal asesino Hernán Cortés, para el que, algunos analfabetas culturales piden que se le erija una estatua.

UN DIA COMO MAÑANA.- En tiempos de don Porfirio, los trabajadores de la fábrica textil de Río Blanco, Veracruz, después de solicitar a sus patrones y a las autoridades del Trabajo, recurrieron a la máxima autoridad de México, Gral. Porfirio Díaz, informándole que se encontraban en huelga, y que solicitaban se aplicara un reglamento humanitario en la fábrica, ya que eran tratados como esclavos, así como un mejor salario y reducción a 8 horas de trabajo, ya que laboraban 12, por lo que la respuesta del dictador, fue que les mandó al ejército, para que abrieran fuego indiscriminado contra obreros, mujeres y niños, precisamente un día como mañana, 7 de enero de 1907.

FUE UN 8 DE ENERO.- Ignacio Manuel Altamirano, además de ser abogado y catedrático de la Escuela Nacional Preparatoria, al ser México invadido en 1862 por los franceses, se dio de alta en el ejército, por lo que además de ser un gran patriota y militar, fue un gran escritor, autor de “Navidad en las Montañas”. Una de sus páginas heróicas fue cuando combatiendo a los traidores reaccionarios e imperialistas que defendían a Maximiliano, los atacó en Cuernavaca, los que estaban encabezados por los generales Paulino Lamadrid y Tomás O´Horan, lanzándose el Coronel Altamirano al frente de sus 400 dragones de caballería en una carga de sables, donde al grito de !Viva México, traidores! Logró el triunfo, comentándose: “La victoria coronó el arrojo de Altamirano, quien dejó las calles tendidas de cadáveres y entre ellos, al jefe imperialista Lamadrid”… Eso fue precisamente un día como hoy, 8 de enero de 1867… Si usted quiere conocer a este personaje ejemplar mexicano, lea la novela  “Navidad en las Montañas.

UNA VIEJA COSTUMBRE.- Los frailes que trajeron el cristianismo a estas tierras, difundieron la costumbre de la llamada “Rosca de Reyes”, con fines de catequización, simbolizando que al nacer el Niño Jesús, el Rey Herodes ordenó degollar a todos los recién nacidos, pero afortunadamente José y María huyeron con el niño rumbo a Egipto, llevándolo escondido, que fue como se salvó, por lo que en la rosca esconden un muñequito, simbolizando al Niño Jesús.

DIA DE LOS SANTOS REYES.- Tradicional costumbre es compartir una rosca en algunos hogares, en oficinas, en empresas y en algunas escuelas. La tradicional “Rosca de Reyes” se comparte y en alguna de las rebanadas de la rosca aparece un pequeño muñequito, que simboliza al Niño Dios, y la persona que se lo encuentra, gana bendiciones y como “padrino” del Niño Dios, algunas veces se compromete a invitar a un festejo con tamales para el día 2 de febrero, que es el “Día de la Candelaria”.

BENDITAS SEAN LAS ENFERMERAS.- En los hospitales con mayor razón, se ofrece, se parte y se comparte una “Rosca de Reyes”, con atole o chocolate, ya que también el 6 de enero se celebra el “Día de la Enfermera”. Una gran felicitación a todas las enfermeritas, tan chulas.

NUESTRA ENFERMEDAD NUMERO UNO.- Es la ignorancia y la mejor y única medicina para curarnos, son los libros y artículos interesantes, que aumenten nuestro nivel cultural.

LOS MALOS MODALES.- La gente maleducada que llama por teléfono con número equivocado y no pide disculpas, y hasta inmediatamente vuelve a llamar con los mismos modos sin educación.

LA FRASE DE HOY.- “No hay almohada tan buena como una buena conciencia”. (Don Quijote)

REVISTA MENSUAL GRATUITA.- Todas las principales efemérides importantes de Enero t comentarios interesantes aparecen en “Correo Lagunero”, el que con gusto se lo enviaré, solicítela sin compromiso a mi dirección.

AGRADECERÉ SU COMENTARIO: manuelteranlira@aol.com